Una familia estaba transitando uno de los momentos más dolorosos: el velorio de un ser querido. En el cementerio Parque Sola del Señor en Rosario, la hija del fallecido pidió autorización para abrir el féretro y poder despedirse de su padre.

Pero cuando lo hizo se encontró con que no era su papá de quien se estaba despidiendo, sino de otro hombre. Tras la denuncia realizada, los funcionarios asumieron el error y finalmente, la familia damnificada pudo despedir a su ser querido como corresponde.

Fuente: Crónica.