Amenazas de bomba: tres adolescentes de Roca y Bariloche serían los autores de los llamados

15/11/2019 08:14

Concurren a algunos de los establecimientos afectados por los llamados y fueron identificados a través de los teléfonos. Sus padres serán notificados sobre las responsabilidades que les cabe.

POR REDACCIÓN

El colegio Angel Gallardo es uno de los más afectados por la cantidad de llamadas. Foto: archivo

El colegio Angel Gallardo es uno de los más afectados por la cantidad de llamadas. Foto: archivo

El Ministerio Público identificó a tres personas que habrían realizado las llamadas a escuelas, advirtiendo sobre la presencia de bombas. Se trata de alumnos de los colegios secundarios damnificados de las ciudades de General Roca y Bariloche.

De modo que en los tres casos, la Fiscalía dio intervención a la Defensoría de Menores.

A uno de los adolescentes del Alto Valle se le formularán cargos en las próximas semanas. En el caso de una niña de 13 años que fue identificada ayer, se citará judicialmente a sus padres para informarles sobre las responsabilidades por el accionar de su hija. En este caso, la menor es la titular de la línea que fue utilizada para efectuar el llamado.

En el allanamiento a una vivienda que se llevó a cabo el miércoles en Bariloche, se secuestró un teléfono celular y se determinó que un adolescente de 15 años habría efectuado la llamada.

«Ante la reiteración de este tipo de sucesos, informaron en el Ministerio Público Fiscal, los casos de los últimos días se sustanciaron directamente en la justicia provincial ya que en las requisas de los edificios no se encontraron explosivo alguno«.

Argumentaron que de esta forma, «se agilizaron los legajos permitiendo una rápida intervención de las fiscalías de Delitos Especiales y contra la Administración Pública que dan inmediata participación a la Oficina de Investigación en Telecomunicaciones, dependiente de la Procuración General». El área trabaja en la identificación de los números de teléfonos, realizan entrecruzamientos de llamadas, analizan patrones e inician consultas formales con las empresas de telefonía para poder verificar el lugar del cual provino la comunicación. Luego, permite identificar a quién la realizó.

En muchos casos, aún si las líneas tienen la titularidad bloqueada o es ficticia (porque se realizan desde chips comprados para ese fin), las técnicas de la Oficina de Informática y Telecomunicaciones (Oitel) permiten rastrear las llamadas «más allá de estas posibles anulaciones de números telefónicos que se realizan creyendo que de esta forma puede eludirse el accionar de la justicia».

 


Fuente: rionegro.com.ar

Escribir un comentario


*