Un año y medio después de que una investigación de Infobae revelara la existencia de un megabasurero minero creado ilegalmente por una empresa chilena en suelo argentino, los dos países firmaron un tratado a partir del cual en pocos días comenzará el retiro de la escombrera, que varios estudios coinciden que contaminó el territorio de San Juan.

El gobierno chileno autorizó en 2004 a la empresa Antofagasta Minerals la creación de la escombrera Cerro Amarillo, al norte del yacimiento Los Pelambres, la séptima mina de cobre más grande del mundo. Entre 2007 y 2012, la firma que pertenece al Grupo Luksic -el más poderoso de Chile- arrojó entre 40 y 55 millones de toneladas de lo que en minería se llama roca estéril, pero que es capaz de provocar drenaje ácido de roca, una peligrosa forma de contaminación. ¿El resultado? Una gigantesca montaña de piedras y neumáticos gigantes de entre 52 y 55 hectáreas -algo así como 70 canchas de River- y entre 40 y 70 metros de alto.

Infobae reveló en exclusiva en octubre del año pasado un estudio del gobierno argentino que no se había publicado y que detectó niveles altos de metales pesados en una laguna y un arroyo en el valle del río de la Carnicería, que alimenta el río San Juan. Los resultados coincidían, en parte, con el de un estudio privado de la empresa Pachón SA, que tiene la concesión de los terrenos en los que está la escombrera.

Luego de que finalmente el Juzgado Federal 2 de San Juan dispusiera hace menos de dos semanas la remoción del megabasurero, los gobiernos de Chile y Argentina alcanzaron un acuerdo que fue firmado ayer por el canciller Jorge Faurie y el embajador del país vecino José Antonio Viera-Gallo, en presencia del gobernador Sergio Uñac.

El tratado al que accedió Infobae establece un plan de retiro de la escombrera y una serie de obras para mitigar el impacto ambiental, así como también fondos para monitorear su desarrollo. Aunque lo deberá pagaron Antofagasta Minerals, no trascendió aún si hay algún acuerdo al respecto entre la empresa y la Palacio de la Moneda.

Según el cronograma, la remoción comenzaría a ejecutarse el viernes. El material rocoso será trasladado a un botadero del lado chileno de la cordillera a través de un paso fronterizo ocasional que se denominará “Escombrera Cerro Amarillo”, donde habrá autoridades de ambos países.

El caso incomodó a ambos países y destapó un escándalo en Chile, ya que a partir de una maniobra que todavía no está clara, Antofagasta Minerals logró que unos estudios que había realizado el laboratorio SGS a pedido de la empresa y que concluían que no había impacto ambiental, fueran incorporados al expediente en Argentina con el timbrado oficial, como si los hubiese realizado el Estado. Fue una trampa.

Ese fraude develado a partir de una serie de correos electrónicos involucró a la ministra de Minería, Aurora Williams, ex empleada del Grupo Luksic, y la ex canciller Soledad Alvear, que hoy asesora a la minera junto al abogado Andrés Jana, un amigo personal del ex presidente Ricardo Lagos.


Fuente: Infobae.