Científicos se proponen almacenar la información genética de todo ser vivo sobre la Tierra

15/02/2018 08:08

La iniciativa busca capitalizar el valor de la naturaleza además de enfrentar la bio piratería y la pérdida de hábitat.

La secuenciación genómica de todo ser vivo sobre la Tierra plantea un desafío difícil de poner en palabras, pero eso no ha detenido a un grupo de científicos de élite que se han propuesto llevar adelante la faraónica tarea. El plan todavía no ha sido presupuestado, pero se espera que su costo supere la cifra de varios miles de millones de dólares.

Bajo el nombre de “Proyecto de Bio Genoma de la Tierra” o EBP por sus siglas en inglés, dos referentes del mundo de la ciencia se propondrán mapear, almacenar y diseminar la información genética de gran parte de los seres vivos sobre nuestro planeta. La iniciativa de biodiversidad genómica Smithsoniana en conjunto con BGI, la organización especializada en genética con base en la ciudad china de Shenzhen, liderarán el emprendimiento científico.

Harris Lewin, un genetista evolutivo de la universidad de California, es parte del grupo que trazó el boceto de la iniciativa hace dos años, la cual se centrará en los eucariotes, el grupo de organismos que incluye a todas las plantas, animales y organismos unicelulares como las amebas.

Tanto dicha estrategia como el concepto general del proyecto fueron recibidos de manera positiva en BioGenomics 2017, un encuentro que reúne a conservacionistas, biólogos evolutivos, sistemáticos y otros biólogos interesados en aplicar la genómica a su campo de trabajo. Expertos aseguran que el proyecto resultará fundamental para entender cómo la vida ha evolucionado al utilizar a la biología genómica como herramienta.

Los paralelismos con el proyecto Genoma Humano son evidentes, dado que este también fue tildado, hace más de 30 años, de ambicioso, controversial y técnicamente imposible de concretar. Ese esfuerzo inicial condujo no solo a la secuenciación del primer genoma humano, sino también colaboró con el desarrollo de nuevas tecnologías de ADN que ayudaron a derribar fronteras médicas y hoy son parte de una industria valuada en USD 20 mil millones.

Muchos de los detalles en torno al “Proyecto de Bio Genoma de la Tierra”  todavía quedan por ser definidos pero según el plan de acción actual, el primer paso a tomar será secuenciar en detalle el ADN de un miembro de cada familia de eucariotes, de un total de 9000. La finalidad será crear una base de referencia genómica al mismo nivel o superior que la que se posee sobre el genoma humano.

A continuación, se encararía la secuenciación en menor grado de las especies de cada uno de los 150.000 a 200.000 géneros. Finalmente, los participantes del experimento obtendrán los genomas base de las otras 1.5 millones de especies de eucariotes.

Crear una base de datos abierta de todas las plantas, animales y organismos unicelulares podría generar el incentivo comercial para preservar la biodiversidad de la Tierra. Al momento, solo el 0.1% del ADN de plantas y animales del mundo ha sido secuenciado y esa ínfima proporción alimenta una industria multimillonaria ligada a la agricultura y a firmas basadas en la biología.

Se estima que el costo total del proyecto se ubicará en torno al monto que implicó la secuenciación del primer genoma humano. Este demandó USD 2.7 mil millones, solo para leer y organizar las 3 mil millones de bases que componen al genoma humanos, o lo que equivaldría a USD 4.8 mil millones en valores actualizados. Si logran asegurar el financiamiento necesario, el trabajo podría estar concluido en alrededor de una década.

Investigadores de Brasil, China y el Reino Unido han confirmado su interés en participar de alguna manera, algo que demuestra la naturaleza internacional del emprendimiento que depende de una infinidad de naciones en desarrollo, muchas de ellas altas en biodiversidad.

Juan Carlos Castilla Rubio, un emprendedor peruano con base en la ciudad brasileña de San Pablo citado por el semanario económico The Economist, propone replantear la economía del Amazonas, hoy basada en la minería y la cría de ganado, hacia una basada en “explotar” los organismos vivos de la región y la consecuente información biológica que almacenan.

Recientemente, en el marco del Foro Económico Mundial que tuvo lugar en Davos, se anunció que el “Proyecto de Bio Genoma de la Tierra” se centrará en recolectar datos para ser almacenados en un banco de códigos. Allí, también se prometió financiar los primeros USD 100 millones de los USD 500 necesarios para llevar adelante la fase inicial.

Fuente: Infobae.

Escribir un comentario


*