Con el suero puesto, paciente salió del hospital a comprar empanadas

08/02/2019 06:14

Descontrol en Luján. ¿Quien vigila lo que pasa en el nosocomio de salud? El hombre volvió con la comida sin llamar la atención de nadie.

El frente del hospital de Luján.
El frente del hospital de Luján.

Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

Una situación inédita y a la vez alarmante se desencadenó en las últimas horas en el Hospital deLuján, del cual se retiró por un tiempo un paciente, cargando su suero, rumbo a un comercio cercano. El hombre abandonó el recinto para comprar comida y regresó por el mismo camino sin llamar la atención de ninguna autoridad ni personal médico del lugar.

A pesar de semejante muestra de negligencia, hasta el momento los representantes del centro de salud no han brindado explicación alguna respecto de la breve fuga de uno de sus internos. “Tres empanadas”, refería el actor Luis Brandoni en una reconocida película argentina en los años ochenta, pero la expresión fácilmente puede aplicarse a un suceso desopilante e irrisorio que tuvo lugar en el Hospital Nuestra Señora de Luján, de dicha localidad.

Justamente porque un paciente salió del establecimiento portando su suero y se dirigió hacia una pizzería cercana para comprar tres empanadas y una gaseosa. El hecho tuvo lugar en la mañana del último domingo, pero trascendió en las últimas horas, luego que se viralizaran las imágenes registradas por una mujer, al advertir que el hombre cruzaba la calle San Martín con su porta suero, vistiendo un pantalón corto y una musculosa.

Posteriormente irrumpió en el comercio gastronómico y esperó al menos 20 minutos, dado que tuvo que aguardar su turno por la concurrencia existente en el local. Satisfecho con su compra, el individuo hizo su regreso al centro de salud por la puerta principal de acceso, sin ser advertido por ningún representante del mismo.

Una omisión que causó indignación y preocupación en los vecinos de la ciudad de la Basílica, ante la ausencia de vigilancia y de personal médico y enfermeros que impidieran el escape fugaz de una persona que se hallaba internada. Al respecto, Osvaldo Cabral, periodista local y ciudadano lujanense, consideró ante Crónica que “es insólito lo que pasó pero demuestra lo que sucede en este hospital, en el cual no hay seguridad ni tampoco respuestas de la dirección, explicando por qué este interno se fue y volvió. Nadie vio nada”.

A su vez, Cabral enfatizó que “es una locura que cualquier paciente pueda salir con aparatos del hospital”. El establecimiento sanitario mencionado ha sido foco de cuestionamientos y denuncias por mala praxis, como asimismo por la acumulación de restos humanos en sus depósitos, a pocos metros de las habitaciones de internación.

Por si fuera poco, fue centro de debate y polémica ante la medida de sus autoridades de restringir la atención médica sólo a habitantes de Luján.

Fuente: Crónica.

Escribir un comentario


*