Con un bate, una kiosquera de Neuquén echó a los ladrones

08/01/2019 09:11

Dos jóvenes intentaron robar el negocio, pero huyeron despavoridos.

Neuquén. “Quédate tranquila y dame todo lo que tengas en la caja”, le sentenció un ladrón de 24 años a la empleada de un kiosco de barrio Río Grande, sin saber que serían él y su cómplice, de 23, quienes estaban a punto de salir corriendo despavoridos. Es que la mujer, lejos de sentirse atemorizada por el arma de fuego que le exhibieron, sacó un bate de béisbol y los amenazó con golpearlos si no se iban. Finalmente, ambos delincuentes fueron detenidos y acusados por la Justicia.

El llamativo hecho ocurrió el 8 de noviembre de 2018, alrededor de las 20, cuando los ladrones ingresaron al kiosco ubicado en Leguizamón y Aconcagua.

Una vez allí, tras exigir el dinero de la caja registradora, uno de los ladrones se levantó la ropa y le exhibió un arma de fuego a la empleada, que en realidad luego se comprobó que era de utilería.

El cómplice en el intento de robo, por otra parte, resultó ser nada menos que un vecino de la zona, quien vive a unas dos cuadras del negocio.

Tras huir del local con las manos vacías, los ladrones fueron perseguidos por un policía de civil, quien advirtió el hecho y al cual amenazaron.

Fue en esa circunstancia que la empleada se dirigió hacia la caja, pero lejos de tomar el dinero, agarró un bate de béisbol que tenía en el lugar y los amenazó con pegarles si no se iban.

De inmediato y sin dudarlo, los delincuentes salieron corriendo del negocio con el mal tino de que, en ese instante, un policía de civil que pasaba por el lugar a bordo de su auto advirtió el hecho y les gritó para que pararan.

Sin embargo, los ladrones hicieron caso omiso y se subieron al Chevrolet Corsa con vidrios polarizados en el que habían llegado al lugar, por lo que se inició una persecución por varias cuadras, que concluyó cuando uno de los ladrones, el que estaba armado, sacó medio cuerpo por la ventanilla del auto y le apuntó al policía, quien desistió y los perdió de vista.

Finalmente, pasadas las 22 y con las características del auto, personal policial logró interceptarlos en calles José Ingenieros y Houssay, a 10 cuadras del kiosco, donde los detuvieron y les secuestraron la réplica de arma de fuego y la ropa.

Según se relató en la audiencia, en la que ambos fueron acusados, el intento de robo quedó grabado por las cámaras de seguridad del kiosco.

El primer robo que sufrieron

El 16 de junio de 2017, el mismo kiosco fue el blanco de dos ladrones que, alrededor de las 19, ingresaron al lugar y amenazaron con armas de fuego a una empleada del local. “Entraron con ella, uno se paró en la puerta y el otro acá, detrás del mostrador”, había contado un compañero de trabajo de la joven a LMN. luego, huyeron con mil pesos y paquetes de cigarrillos.

Acusaron a dos estafadores

En diciembre se realizó una audiencia en la que la jueza María Gagliano avaló el pedido de la fiscal soledad rangone y acusó a los dos jóvenes por el delito de robo calificado por el uso de arma de fuego de utilería, en grado de tentativa, y amenazas calificadas (en el caso del que estaba armado). además, se les dictó una prohibición de acercamiento a la víctima y al efectivo.

Fuente:  La Mañana de Cipolletti.

Escribir un comentario


*