REUTERS/Sergei Karpukhin
REUTERS/Sergei Karpukhin

(Enviada especial a Moscú) Mauricio Macri y Juliana Awada aterrizaron a las 17.10 en el aeropuerto Sheremetyevo y a las 17.38 ya estaban entrando en el Ritz Carlton, donde una comitiva de relaciones públicas del hotel los esperaba con una bienvenida y un ramo de flores. Un paso más atrás estaba el canciller Jorge Faurie, que llegó anoche. La Primera Dama lucía espléndida, con un tapado blanco y un gorro de piel de zorro sintética.  El Presidente parecía un poco cansado, aunque optimista: “tengo muchísimas expectativas de que demos un paso adelante en energía, agroindustria y logística”, le dijo a los periodistas argentinos que están cubriendo su gira.

En otro vehículo venían el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, el vocero presidencial, Iván Pavlovsky, además de los ministros Juan José Aranguren, de Energía y Luis Miguel Etchevehere, de Agroindustria. Ambos, con agendas paralelas, a su vez.

Aranguren tiene previsto reunirse con la petrolera Lukoil, interesados en comprar la empresa Oil Combustibles, a pesar de las graves dificultades que la compañía argentina tiene con la AFIP. También tiene previsto un encuentro con URAmerica, que está analizando producir uranio en la meseta chubutense (más específicamente en el cerro Solo, un volcán extinto ubicado junto a la frontera con Chile), en asociación con Uranium One, una compañía canadiense que el año pasado fue comprada por Energía Nuclear Rosatom, que es una empresa pública de la Federación Rusa,  a la vez el cuerpo regulador nuclear de este país, que a su vez reúne a más de 350 empresas nucleares rusas.

Mauricio Macri y Juliana Awada al llegar al aeropuerto de Moscú. (Reuters)

Mauricio Macri y Juliana Awada al llegar al aeropuerto de Moscú. (Reuters)

Etchevehere quedó en el lobby del hotel preparando con su equipo la reunión con minutos después tendría con el presidente de ACCOR, el más grande grupo de productores rusos, especialmente interesado en genética bovina (semen y embriones), caballos en pie, máquinas de siembra directa y tolvas. “Mañana (por hoy) tengo una bilateral con el ministro de Agricultura ruso, Alexander Tkachev, y vamos a ver una a uno los problemas técnicos que dificultan el comercio entre ambos países, sobre qué precios se fija el arancel (si FOB o CIF), si hay alguna traba fitosanitaria que se pueda resolver. Por ejemplo, en materia pesquera hay plantas que Rusia debería habilitar para que puedan ingresar sus productos, lo que va a beneficiar especialmente a las provincias patagónicas”, detalló el funcionario. Y adelantó que espera concretar la firma de un Acuerdo de Pesca y Acuicultura.

También conversó con los periodistas el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua, quien venía de Fitur, la feria de turismo que se hace en Madrid, donde estuvo con el ministro Gustavo Santos y otros gobernadores. “Esta es la segunda vez que viajo con el Presidente, el año pasado lo acompañé a Berlín, una gira muy interesante, que le trajo resultados muy concretos a la provincia”, comentó.

Gobernador de Misiones Hugo Passalacqua, ayer en el Ritz Carlton de Moscú

Gobernador de Misiones Hugo Passalacqua, ayer en el Ritz Carlton de Moscú

“Este es un momento del país, incluso en el mundo, donde la única forma de lograr resultados es estar hombro con  hombro -entre partidos políticos opositores- y sin especulación”, dijo Passalacqua. Y explicó que “es muy importante que se perciba en las cabeceras del mundo donde va el Presidente, como es Rusia, la textura política que hemos adquirido los argentinos, no algo monocolor, pero sí unido”.

“Hoy se ve sólida en el exterior esta textura, lo que le da seguridad a los inversores para que pongan dinero, nadie va a ir a invertir donde hay incertidumbre política”. “El tema de las inversiones es un proceso, a veces la fantasía es que se trata de algo automático, tal vez hubo exceso de optimismo, dentro de la buena fe, en creer que llegarían más rápido”, aseguró el misionero.

Passalacqua también contó que, a pesar de varias diferencias que su provincia tiene con el Gobierno nacional, sobre todo en materia impositiva, respalda los Consensos Básicos que impulsó Macri. Especialmente se refirió al esfuerzo que se está realizando en materia de infraestructura, “algo que no sale mucho en los medios”, y es algo que “permite responder la primera pregunta que hace alguien que pretende invertir, porque nadie puede producir, sino puede trasladar lo que produce”.

Además fue enfático al definir que “la democracia no hizo puentes, ni en Misiones ni en ningún lugar del país, el último fue en dictadura. Desde chico yo escucho que hay que hacer un puente con Brasil, pero por primera vez aparece en el presupuesto nacional un estudio de factibilidad para construir un puente que irá a Rio Grande do Sul, y lo considero una gran atención del Presidente al pueblo misionero”. Que, sumados al ensanchamiento de la Ruta 12, y las posibilidades de que el nuevo puerto de Posadas tenga como operador -eventualmente- a una empresa rusa, supone para la economía de esa provincia una gran transformación.

La Plaza Roja de Moscú (Getty Images)

La Plaza Roja de Moscú (Getty Images)

Mientras Macri se encerró en la suite presidencial del piso 11 del Ritz, con vista panorámica al Kremlin y la Plaza Roja, para preparar sus reuniones de hoy, el desayuno con los 18 empresarios rusos, y el encuentro bilateral con el enigmático presidente Vladimir Putin, el resto de su comitiva se dedicó a repasar sus propias obligaciones y esperar la hora de la cena.

Hace mucho frío para salir por la noche de Moscú y, muy difícilmente, alguien se anime a los 12 grados bajo cero que hará por la noche, a lo que hay que sumar la nieve débil que volvió. Durante el día hasta salió el sol, algo que no sucedía hasta semanas, lo que permitió a los obreros que manejan las máquinas barre-nieve trabajar duramente para limpiar los fantásticos paseos públicos, iluminados a pleno. Por la noche, los rusos parecen más entusiasmados  de salir por las calles que durante el día, y hasta disfrutan de comer helado, cuando los argentinos que están de paso solo piensan en sopas.

Hoy se despejarán las incógnitas en torno a Macri y su relación con Rusia y Putin. Como lo viene contando Infobae, el vínculo no arrancó demasiado bien, pero el Presidente llegó confiado y convencido de que vale la pena fortalecer la intercambio bilateral, viene cayendo en forma sostenida desde 2013 hasta el 2017.

 Fuente: Infobae.