En el sorteo, la suerte no lo abandonó. Su número fue ganador, por lo que obtuvo un premio bastante más elevado: 164.000 euros. “Estoy súper bien. No me lo esperaba. Estoy temblando y todo. Lo compré con los 20 euros que gané en la Lotería de Navidad y ¡premio!”, celebró el joven rumano, que se mudó con sus padres a Barcelona hace una década.

La nueva pregunta que se hace Rotariu es en qué invertir el dinero. “No sé qué voy a hacer. No tengo ni idea. Ya veré qué me compro”, dijo, aunque las primeras posibilidades apuntan a conseguir un teléfono celular nuevo y a visitar a un amigo que vive en California, Estados Unidos.

Por su parte, sus padres están muy contentos con el dinero que ganó su hijo. “Estamos muy felices. Esto es para que se asegure un buen futuro”, afirmaron.

Fuente: Crónica.