Hallaron una biblioteca romana en Alemania de más de 2.000 años de antigüedad

09/08/2018 03:27

Por Rick Noack.

Los investigadores señalan que la sala tenía 19 metros de largo y 9 metros de ancho, con un techo de 9 metros de altura, según las estimaciones (Hi-FlyFoto/Roman-German Museum of Cologne/EPA-EFE/Shutterstock)
Los investigadores señalan que la sala tenía 19 metros de largo y 9 metros de ancho, con un techo de 9 metros de altura, según las estimaciones (Hi-FlyFoto/Roman-German Museum of Cologne/EPA-EFE/Shutterstock)

Cuando los romanos se expandieron por Europa hace 2.000 años, hicieron incursiones en casi todos los rincones del continente, lucharon en lugares tan lejanos como Escocia y enviaron sus monedas a lo que hoy en día es Estonia.

Pero Alemania planteó un desafío particular. En el año 9 de nuestro sistema de calendario moderno, los romanos sufrieron una vergonzosa derrota en la Batalla del Bosque de Teutoburgo, cerca de la ciudad de Hanover. Nunca se recuperaron y fueron desplazados permanentemente hacia el lado oeste del río Rin, que separa Alemania de sur a norte, a unos 80 kilómetros de Teutoburgo. Siglos más tarde, los rebeldes alemanes pusieron fin a la mitad occidental del Imperio Romano.

Sin embargo, los romanos fueron bastante activos en el lado occidental del Rin y dejaron atrás una gran cantidad de obras maestras arquitectónicas. En la actualidad, los arqueólogos siguen descubriendo restos de esa parte de la historia alemana. Y uno de los edificios más sorprendentes de esa época, la biblioteca pública más antigua del país, ha salido a la luz gracias a una excavación.

Construido unos 150 años después de la Batalla del Bosque de Teutoburgo, sus muros recientemente reaparecieron después de siglos en la oscuridad. Fue durante la construcción de un nuevo centro comunitario junto a la famosa Catedral de la ciudad de Colonia. Al principio, cuando se descubrieron las paredes, los investigadores supusieron que habían encontrado un pasillo comunitario que databa de la época romana. Pero este verano, un análisis más extenso encontró que el edificio probablemente se usó para almacenar hasta 20.000 rollos de pergamino (la estimación pondría a la biblioteca de Colonia en la misma categoría que la gran Biblioteca de Celsus, que se construyó en Turquía más o menos al mismo tiempo).

Vista aérea de los restos de la biblioteca más antigua de Alemania que fue construida durante el Imperio Romano (Hi-FlyFoto/Roman-Germanic Museum of Cologne/EPA-EFE/Shutterstock)

Vista aérea de los restos de la biblioteca más antigua de Alemania que fue construida durante el Imperio Romano (Hi-FlyFoto/Roman-Germanic Museum of Cologne/EPA-EFE/Shutterstock)

La sala que los investigadores creen que se usó como biblioteca tenía 19 metros de largo y 9 metros de ancho, con un techo de 9 metros de altura, según las estimaciones. Pero lo que realmente captó la atención de los investigadores fueron los 76 centímetros de hueco profundo que se asemejaba con la configuración de otras salas que se utilizaron como bibliotecas durante la época romana.

Hasta ahora, las bibliotecas romanas se han encontrado principalmente en Egipto o Italia. El descubrimiento de Colonia puede ser el primer descubrimiento de este tipo en las regiones del noroeste del Imperio Romano, que en su apogeo abarcó Francia, Gran Bretaña y el oeste de Alemania.

En todo el Imperio, los emperadores romanos dejaron su huella introduciendo monedas, ocupando territorios y construyendo edificios que reflejaban una cultura que prosperó durante siglos, aunque se basó en la explotación y la opresión de otros pueblos. Si bien las paredes descubiertas en el centro de Colonia pueden haber albergado alguna vez una biblioteca, el uso de la palabra “público” sigue siendo controvertido.

En el siglo I d.C., unos 50 a 100 años antes de que se construyera el edificio de Colonia, el emperador romano Augusto comenzó a abrazar las bibliotecas estatales. Aunque originalmente era un concepto griego, los romanos pronto comenzaron a construir colecciones igualmente impresionantes en todo su territorio.

Los investigadores han planteado dudas sobre qué tan públicas eran realmente esas bibliotecas. T. Keith Dix de la Universidad de Georgia escribió en 1994 que los registros de ese momento indicaban que el acceso permaneció restringido a “autores cercanos a los círculos imperiales”.

Las bibliotecas oficiales del Imperio Romano también parecen haber sido utilizadas “para la censura de la literatura“, según Dix.

Los pergaminos que albergaron los vastos espacios de la biblioteca hace unos 2.000 años seguirán siendo un misterio –el pergamino y el papiro eran notoriamente frágiles y las colecciones de muchas bibliotecas se desintegraron por falta de cuidado a lo largo de los años-,pero los visitantes de Colonia pronto podrán tomar una mirada cercana a los cimientos del edificio. El estacionamiento del centro comunitario que se suponía iba a ser construido encima de él ahora albergará dos espacios de estacionamiento menos de lo planeado. En cambio, una ventana de vidrio en el suelo permitirá a los visitantes echar un vistazo a una era que antecede a las fronteras actuales de Europa.

Fuente: Infobae.

Escribir un comentario


*