A una semana de la marcha multitudinaria que encabezó en el centro porteño para manifestarse contra la administración de Mauricio Macri, Hugo Moyano aseguró que desde que se realizó la movilización ningún representante del Gobierno se contactó con él.

“La marcha fue importante por la cantidad de gente que había y no hubo ningún incidente. Sabíamos que el Gobierno estaba esperando algún incidente para tratar de minimizarla”, evaluó el secretario general de Camioneros. “La participación de la gente mostró una forma de protesta pacífica y ordenada que nadie puede ignorar”, analizó en una entrevista con Luis Novaresio en A24.

“Del Gobierno no me llamó nadie”, dijo Moyano. “No les debe interesar o tienen otros problemas más importantes que tratar de evitar que esto siga creciendo”, agregó. Para el gremialista, “si no hay soluciones el descontento de la gente va a crecer”.

En esta línea, sostuvo que al macrismo “la soberbia los hace desconocer muchas cosas”. “Marcos Peña minimiza todo, trata siempre de descalificar a los dirigentes. Y hay otros que también actúan con mucha soberbia”, graficó. “En vez de tratar de buscar solucionar los temas los pretenden ignorar y los problemas se solucionan enfrentándolos y tratando de encontrar soluciones”, completó.

(Guille Llamos)

(Guille Llamos)

“Estamos en un momento complicado, eso tendría que advertirlo el propio Gobierno”, consideró Moyano, quien tras haber dicho que a Macri “le quedaba poco tiempo” en el poder aclaró: “A nosotros nadie nos puede acusar de que queremos romper la democracia. Los que peleamos por la democracia fuimos nosotros, los trabajadores”.

Moyano también se dedicó a explicar cómo ha cambiado su relación con Macri, con quien alguna vez -recordó el propio dirigente- comió milanesas en Olivos. “Hoy no soy enemigo. Reclamo lo que mis trabajadores me reclaman que haga. No soy enemigo de nadie. Cuántas veces ha pasado que con personas que tienen responsabilidad uno pasa momentos agradables pero después no dura toda la vida…”, comentó y remarcó que el jefe de Estado “no ha cumplido lo que prometió antes de ser Presidente”.

Tras contar que cuando el líder de Cambiemos se impuso en las presidenciales de 2015 “pensaba que podía andar bien”, aclaró que al ver los resultados de los primeros años de gestión no se siente defraudado. “Uno se desilusiona cuando confía ciegamente en la persona. Si hubiera sido un hombre del peronismo y me defrauda, ahí sí me desilusiono”, argumentó.

(NA)

(NA)

“El Gobierno algunas actitudes tiene de simio, a lo mejor no tanto de gorila”, definió Moyano en otro tramo del reportaje. “La reparación histórica no dio ningún resultado; quisieron poner en práctica la reforma laboral que era quitarle derechos a los trabajadores; comenzaron a haber despidos en entidades del Estado…”, enumeró y razonó: “Creo que el gobierno produjo muchos hechos que hacen que la gente este reaccionado de la forma que lo esta haciendo”.

En tanto, el sindicalista se ocupó de disparar contra dos diputadas: Graciela Ocaña y Elisa Carrió. A “La hormiguita” Moyano la había llamado “cucaracha” y hoy dice que no se arrepiente de haber empleado esa palabra para referirse a la legisladora. “Ella no se arrepiente y me acusa de todo. Eso (el apelativo) no tiene nada que ver con los daños que puede hacer a una familia las denuncias que hace esta señora”. Incluso ironizó: “El temor mío era que la sociedad protectora de animales me haga algo….”. “Ella no tiene empacho en denunciar y hacer todo. Denuncia públicamente y después la Justicia no le da la razón. La mandan, le dan instrucciones y hace esa tarea”, aseguró.

Los dardos para la líder de la Coalición Cívica fueron del mismo calibre. Hace pocos días Carrió calificó a los Moyano como “criminales” e incluso los vinculó con supuestas “muertes”. “Me parece que es un tema psiquiátrico, no puede ser que una persona haga semejante denuncia”, respondió el camionero. “(Carrió) se ha formado en la época de los militares, fue partícipe de los gobiernos militares y sigue teniendo esa mentalidad”, añadió.

Fuente: Infobae.