(Julieta Ferrario)

(Julieta Ferrario)

Desde marzo del año pasado, jueces, fiscales y funcionarios del gobierno nacional trabajan en la elaboración de un nuevo Código Penal. Hubo acuerdo unánime sobre distintos aspectos de los delitos de corrupción, de narcotráfico, sexuales y libertades condicionales, entre otros temas. Pero hubo uno en el que todavía no hay acuerdo: la despenalización del aborto.

Tan álgido es el debate en la comisión –un reflejo de lo que pasa en la discusión pública– que hay tres ideas sobre los casos en los el aborto debe estar permitido. Esas posturas van desde una despenalización total hasta limitarla sobre para los casos de abuso sexual y hasta las 12 semanas de gestación, informaron a Infobae fuentes que trabajan en el tema.

La comisión, presidida por el juez de la Cámara Federal de Casación Penal Mariano Borisnky e integrada por otras 11 personas, tendrá que tomar una decisión sobre cuál es la que le propone al gobierno de Mauricio Macri. Se estima que la propuesta de reforma al Código se entregue a fines de marzo al Ministerio de Justicia. Luego, el Poder Ejecutivo tendrá que decidir si la hace suya y la envía al Congreso Nacional.

El actual Código Penal establece en su artículo 86 que el aborto –practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta” – no es delito en dos casos: si se hace para “evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios” o si el embarazo fue producto “de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente”.

(Julieta Ferrario)

(Julieta Ferrario)

La Corte Suprema de Justicia dictó en marzo de 2012 un fallo sobre el aborto. Fue en el caso de una menor de 15 años que fue violada por su padrastro, producto de lo cual quedó embarazada y abortó.

El máximo tribunal sostuvo que el aborto no es punible en los casos de violación a cualquier mujer y no solo a quien tenga una discapacidad mental, ya que había discusión sobre el alcance por cómo estaba redactado el Código.

También que solo alcanza para hacer el aborto con la declaración jurada de la mujer de que fue violada y que no se requiere autorización judicial. Y por último le pidió al gobierno nacional y los provinciales un protocolo hospitalario para realizar los abortos.

Sobre lo que dice hoy el Código Penal y el fallo de la Corte Suprema, la comisión discutió la despenalización del aborto el año pasado. La comisión fue creada en febrero del año pasado por el Ministerio de Justicia para que elabore un anteproyecto de reforma al Código Penal.

Está integrada por Borinsky y los jueces Carlos Mahiques, Guillermo Yacobucci, y Patricia Llerena; los fiscales Pablo Turano y Pablo López Viñals (procurador general de Salta); el abogado Víctor Velez (de la Federación Argentina de la Magistratura); los secretarios letrados Fernando Córdoba (de la Procuración General) y Patricia Ziffer (de la Corte Suprema); el director nacional de Política Criminal, Carlos González Guerra; y los funcionarios Yael Bendel del Ministerio de Desarrollo Social y Guillermo Soares Gache, de Seguridad.

No hubo discusión en que hay casos en que el aborto debe ser legal y para toda mujer, por lo que se quitó la especificación de “mujer idiota o demente”. Pero no hubo acuerdo en cuáles son esos casos. Y por eso hay tres posturas en la comisión.

La primera y más restrictiva de las tres es la que propone modificar el Código Penal y fijar que el aborto no es delito en dos casos. El primero para evitar un peligro para la vida o la salud de la mujer y cuando ese riesgo no pueda ser evitado por otros medios. Y el segundo es cuando el embarazo es producto de un abuso sexual –se cambia por violación, como dice hoy la norma– pero en ese caso el aborto se puede realizar solo dentro de las 12 semanas que se presume la concepción del embarazo (el actual Código no fija un límite de gestación).

La postura intermedia propone también dos casos de aborto no punible. El primero cuando es para evitar un peligro para la vida y la salud física de la mujer, y agrega también la salud mental, y ambos riesgos no se pueden evitar de otra manera. Y cuando el embarazo fue por un abuso sexual. Para este caso el aborto puede ser en cuando momento del embarazo porque no fija un tiempo de gestación.

Y la tercera posición es la más amplia y propone tres casos de aborto legal.Los dos primeros son los mismos que la postura intermedia: cuando esté en riesgo la vida o la salud física y mental de la mujer y no se pueda evitar por otros medios y en los casos de abuso sexual. Y agrega que toda mujer tiene la libertad de abortar pero dentro de las 12 semanas que se presume la concepción. Para este último caso, la mujer debe haber recibido tres días antes del aborto asesoramiento médico y psicológico en un establecimiento habilitado. El objetivo es que la decisión sea responsable y tomada con toda la información y el asesoramiento disponible.

En las tres posturas se mantiene que el aborto debe ser realizado por un médico diplomado y con el consentimiento de la mujer.

La comisión debatió el tema el año pasado y la discusión sigue abierta. Inclusive las tres posturas están empatadas en votos. El consenso podría ser la postura intermedia. Los integrantes de la comisión tendrán que definir la propuesta antes de fines de marzo cuando se prevé que entreguen el anteproyecto de reforma al gobierno. Luego, será Macri quien decidirá si lo envía al Congreso.

Fuente: Infobae.