Según fuentes, el coche en el que viajaba fue golpeado por un autobús escolar cerca de la ciudad de la ciudad árabe de Al Ain.

Abdulla fue hospitalizada y pasó las siguientes décadas conectada a las máquinas para mantenerla con vida.

En abril de 2017, el príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed al Nahyan, se enteró del caso y otorgó a la familia una subvención para el tratamiento.

Munira fue trasladada a Alemania, donde se sometió a cirugías para reparar sus músculos y le dieron medicamentos para mejorar sus patrones de sueño.

La “bella durmiente de la vida real”, como la titularon algunos medios, que duerme 22 horas al día debido a una rara enfermedad

Días después de la rehabilitación, la mujer comenzó a hacer sonidos extraños tras escuchar que su hijo había estado involucrado en una discusión en su habitación del hospital. Tres días más tarde llamó a Omar por su nombre por primera vez en décadas.

“¡Yo volaba de alegría! Durante años he soñado con este momento, y mi nombre fue la primera palabra que dijo”, contó su hijo Omar.

Ahora Munira ya puede recitar oraciones y mantener conversaciones con sus seres queridos. No obstante, todavía necesita fisioterapia regular para tratar los problemas con sus músculos.

Fuente: Crónica.