La reveladora historia de los Reyes Magos

06/01/2019 09:46

Según algunos historiadores, no siempre fueron tres y Baltasar no fue negro hasta el siglo XVI. ¿Por qué motivo? Enterate esto y mucho más en la nota.

Los tres Reyes Magos, aunque para algunos historiadores fueron más.
Los tres Reyes Magos, aunque para algunos historiadores fueron más.

Las figuras de los Reyes Magos experimentaron algunos cambios contundentes a lo largo de estos siglos. Según algunos historiadores no siempre fueron tres y Baltasar no fue negro hasta el siglo XVI. ¿Cómo surgieron y qué hay detrás de estos personajes que cada 6 de enero le dan un cierre al clima festivo?

Para la tradición popular, eran magos y venían de Oriente, siguiendo el rumbo de una misteriosa estrella. Llegaron a Belén y ofrecieron al Niño Jesús de Nazaret tres regalos: oro, incienso y mirra, y se volvieron a su país lejano.

Al llegar a Jerusalén se habían entrevistado con el rey Herodes, pero a la vuelta lo evitaron. Y Herodes, enfurecido, mandó a sus soldados que mataran en Belén a todos los niños menores de dos años. Pero de allí ya se habían ido Jesús y sus padres, advertidos a tiempo por un ángel, camino de Egipto. Eso es todo lo que cuenta de ellos el evangelista Mateo. Lucas ni siquiera los menciona y relata sólo la adoración de los pastores.

A partir de esas primeras noticias se fue ampliando la leyenda y años más tarde se añadieron novedosos detalles. En ese entonces, San Mateo no dijo ni cuántos eran, ni cómo se llamaban, ni cuál era su magia, ni de qué misterioso Oriente venían. ¿Eran persas, caldeos o árabes?

Más sabio y preciso, en el siglo III, Orígenes escribió que eran tres, y Tertuliano afirmó que los tres eran reyes, y algo después ya se divulgaban sus nombres: GasparMelchor y Baltasar. No tardó mucho en quedar fijado el día de la Epifanía en Belén: un 6 de enero, solsticio de invierno en Egipto, a unos 12 días del 25 de diciembre, la Navidad.

En tanto, otras versiones indican detalles que nada tienen que ver con la actualidad. Según algunos historiadores, en las primeras pinturas religiosas sobre estos personajes se podía observar que los tres reyes magos eran blancos. Sin embargo, entre el siglo XI y XIV comenzó a verse un Baltasar negro. El motivo era expandir el cristianismo por África y el mundo entero, dándole una visión universal. Se podría decir, incluso, que el Rey Baltasar se volvió negro por una cuestión de “marketing internacional” de la Iglesia Católica. También, algunos textos apócrifos expresan que en verdad los magos eran 12 y no tres como se cree.

Como se ve, los Reyes perduraron en el tiempo. A partir de la breve noticia evangélica, fueron cobrando figura y nombre y se hicieron reyes brillosos, fulgurantes. Hoy perduran sus imágenes más por las obras artísticas que por el culto religioso. Y persisten en las ilusiones y en los sueños de los nenes durante la noche de Reyes. De modo pintoresco, en cabalgatas y disfraces de una fiesta popular que se celebra cada 6 de enero.

Fuente: Crónica.

Escribir un comentario


*