En los últimos días la relación entre los empresarios de la Unión Industrial Argentina (UIA) y el Gobierno se ha comenzado a deteriorar. “La distorsionada nota de opinión publicada en Infobae el pasado miércoles por el ministro de la Producción Francisco Cabrera titulada “Importamos mucho. No, Exportamos poco” como respuesta a nuestras críticas al aumento de las importaciones y sus desacertadas apreciaciones tratándonos de ‘llorones que no invertimos’ nos obliga a reaccionar”, manifestó a Infobae una fuente cercana a la entidad.

La fuente agregó además que “el ministro no tiene idea de lo que está pasando en distintos sectores de la industria donde en el último año se perdieron unos 68.000 puestos de trabajo y hay economías regionales que están muy afectadas. Por ejemplo la del tomate, donde llegó a decir, mostrando una falta absoluta de conocimiento, que el problema del aumento de las importaciones de tomate al natural se debe a que la lata es muy cara. Pero no sabe que hay empresas locales que  invirtieron millones de dólares para producir las latas para envasar el tomate al natural”.

El ministro de Producción Francisco Cabrera

Cabrera afirmó en esa nota de opinión que “para avanzar en una integración inteligente al mundo, la Argentina requiere de empresarios protagonistas, que tomen una agenda ofensiva y no defensiva, para avanzar juntos en el camino de la transformación productiva, del crecimiento y de la inserción internacional; necesitamos que los empresarios estén a la altura de las circunstancias”.

La nota señala también que “hay que hablar con la verdad y tener un debate constructivo”. Y como primer ejemplo toma el ingreso de tomates, que había sido uno de los temas abordados en la reunión de los industriales del martes pasado.  “Ante la referencia hecha por la UIA en ese sector, quiero decir que no es cierto que haya aumentado la importación de tomates en conserva: aumentó la importación de tomates enteros, pero cayó la de tomates en trozos que es mucho más importante en cantidades”, expresó.

Por lo que pudo investigar Infobae,  la UIA prepara un informe con datos para contrarrestar las estadísticas citadas por el ministro. Las fuentes consultadas señalaron que “de las 44.000 toneladas que se importaron en el 2017, 32.000 toneladas son materia prima que no se produce en el país que necesita la industria para el proceso, lo que muestra la profundidad de crisis del sector”. Pero la alarma que se encendió en el sector es que de esas 44.000 toneladas unas 10.000 son procedentes de Italia como producto de consumo final.

(Asociación tomate 2000)

(Asociación tomate 2000)

La fuente agregó que le “llama la atención la falta de información que tiene el Gobierno ya que el ministro manifestó que el problema de la industria local está en el precio de la lata y que deberíamos lograr bajar el precio de la misma. Él debería saber que el precio solo representa un 15 % del valor del producto final y lo que no sabe es que hay grandes marcas y supermercados argentinos que importan las latas de Italia y luego le ponen la etiqueta con su marca acá pero dicen importado de Italia y estaría bueno que lo investigue la Secretaría de Comercio; se van a encontrar con grandes sorpresas”.

(Asociación tomate 2000)

(Asociación tomate 2000)

La fuente destacó que el problema tiene una solución ya que desde hace un tiempo se espera la implementación del valor de referencia prometido de 0,78 USD/kg a las importaciones de productos agroindustriales de tomate entero pelado que permitiría cuidar el sector de las importaciones que ingresan al país, con precios más bajos, aprovechando muchas veces los subsidios que reciben en sus países de origen (UE).

En el sector de la producción del tomate industrial hay una alta preocupación por el exponencial aumento de las importaciones de productos industrializados de tomate entero pelado y la preocupación radica en que precisamente este producto es una especialidad de la región cuyana (San Juan, Mendoza y La Rioja), que puede producir con excelente calidad y diferenciación, y de manera competitiva en cuanto a los máximos estándares internacionales. En los últimos días ha comenzado a circular un informe sobre las importaciones de tomate producido por la “Asociación Tomate 2000”.

El mismo especifica:

1 – Las importaciones de productos industriales de tomate trozado o cubeteado se han mantenido casi constantes en los 2 millones de kilos por año, en los últimos 4 años. Estas importaciones provienen principalmente de Turquía y su principal, sino único importador, lo utiliza como un ingrediente para elaborar productos de mayor valor agregado.

2 – Los productos industriales de tomate entero pelado han aumentado casi exponencialmente desde el 2014, con una variación anual del 146 % en el 2015, 971 % en el 2016 y 187 % en el 2017, llegando a importarse 10 millones de kg netos.

3 – Si se sigue la evolución de los precios implícitos de importación se puede apreciar la tendencia a la baja de los precios de ambos productos en los mercados internacionales.

4 – Las importaciones de pasta de tomate en el país, siendo notable una variación anual del 87 % del 2015 al 2016, pero luego una baja del 28 % con respecto al 2016, en el 2017. Este salto importante de las importaciones del 2015 al 2016, marca un importante remplazo de producción nacional de este producto.

5 – Hace 10 años Argentina exportaba productos agroindustriales de tomate entero pelado a una gran cantidad de mercados internacionales (más de 20) como Reino Unido, Australia, Brasil, USA, Japón, etc. Este problema refleja una grave situación de competitividad sistémico que es importante revertir lo más aceleradamente posible, para que este clúster agroindustrial no siga decreciendo.

6 – En los últimos años se han realizado importantes inversiones en el sector para seguir generando crecimiento económico y desarrollo. Además, el paquete tecnológico que se aplica a nivel agronómico sigue mejorando los rendimientos con manejos técnicos cada vez más sustentables. Hay una gran capacidad instalada que se encuentra ociosa e inversiones paradas porque no se encuentran las condiciones para retornar a la vía del crecimiento.

(Asociación tomate 2000)

(Asociación tomate 2000)

El estudio destaca que “precupa en gran medida la falta de medidas adaptativas, y una medida que podría ayudar a paliar la situación del sector es mejorar los niveles de reintegros en estos productos para mejorar los incentivos a la exportación”. Sobre todo en los productos de tomate entero, pasta y salsa de tomate en sus distintas variantes.

Por último, es necesario financiamiento accesible al sector productivo para acabar con la brecha entre el paquete tecnológico que se propone y lo que el productor finalmente termina aplicando, para que, de esta manera, a través de inversiones en tecnificación y mecanización el productor pueda ganar en eficiencia y productividad.

En 2017, las importaciones de tomate en conserva cayeron un 12 % con respecto a 2016. Y hay que recordar que paga un 14% de arancel a la importación. Los no enteros (cubos, pulpa) cayeron un 28% en importaciones. Los tomates enteros en conserva sí crecieron en 2017 de 6 a 12 mil toneladas”, fue la postura de Cabrera, quien también avanzó con otros ejemplos en carrocería, industria textil, calzado y muebles.

Miguel Acevedo, presidente de la UIA

Por su parte el presidente de la UIA  Miguel Acevedo manifestó este domingo que le “llamó la atención la declaración de ‘Pancho’ Cabrera”. Y agregó: “Quizás están un poco susceptibles. Nosotros estamos de acuerdo con las medidas del Gobierno en general pero no podemos tener una mirada estadística. Lo que dijo no cae bien, pero lo vemos como un tropezón” y propuso “poner paños fríos y tener discusiones más profesionales sino volvemos a la dicotomía empresa chica-empresa grande e industria vs. campo”.

Lo cierto es que el malhumor de los industriales va en aumento desde la publicación en Infobae de la nota de opinión que escribió el ministro de Producción. En la reunión de Comité Ejecutivo del martes pasado los directivos de la UIA manifestaron su descontento por la fuerte caída del consumo, el crecimiento de las importaciones, los costos de la energía y la tasa de interés, entre otros puntos que provocaron la respuesta de la Casa Rosada a través del ministro de la Producción Francisco Cabrera. Este martes en la UIA habrá otro capítulo de la disputa entre los industriales y el Gobierno.

Fuente: Infobae.