Neuquén: Ailín temía a un exempleado que ya está detenido

19/01/2013 18:00

 

AG.

La venganza por un despido es la principal hipótesis del asesinato de la joven. “Si algo me pasa ya sabés quién fue”, le dijo a una amiga dos días antes del crimen.

Dos días antes de ser asesinada, Ailín García le contó a una amiga que tenía miedo. “Si me pasa algo ya sabés quién fue”, le dijo en alusión a un exempleado del frigorífico familiar que había sido despedido en noviembre del año pasado y que le hacía llegar amenazas. Ese hombre fue detenido en Cuenca XV el jueves a la tarde, horas después del crimen, y hoy será indagado por el juez de la causa.

Según revelaron fuentes con acceso a la investigación, el detenido había sido despedido y denunciado por Ailín (21) por una tentativa de defraudación. Al parecer estaba planificando un autorrobo pero fue descubierto y la joven, a cargo de la administración del frigorífico El Inicio, fue la encargada de definir su desvinculación y de presentar la denuncia penal.

Después de ese episodio ocurrieron al menos tres robos en el comercio ubicado en Libertad y Lisandro de la Torre, escenario del crimen del jueves.

Las fuentes indicaron que uno solo de esos robos fue denunciado. “Parecieron más intentos de hacer daño que de robar”, explicaron.

Por otra parte el exempleado amenazó a Ailín. Lo hizo por teléfono, por mensajes de texto y a través de otras personas. “Ella estaba asustada”, dijeron a los investigadores las personas más cercanas a la víctima.

Toda esta información fue reunida el mismo jueves del crimen, y orientó enseguida la investigación hacia el sospechoso que fue detenido esa tarde en su vivienda del barrio Cuenca XV.

En la casa encontraron municiones calibre 22 con punta hueca. Ailín tenía dos balas idénticas en la cabeza que le causaron la muerte.

“Esta vez tuvimos primero el móvil y eso nos llevó al presunto autor”, dijo uno de los integrantes del equipo de investigadores que encabeza el fiscal Maximiliano Breide Obeid.

Hoy el fiscal elaborará el requerimiento de instrucción en el que constarán las pruebas reunidas contra el sospechoso y pedirá que preste declaración indagatoria. Se descuenta que el juez Marcelo Benavides hará lugar al pedido.

Del sospechoso sólo se sabe que tiene alrededor de 30 años.

Ailín fue abordada cuando estaba en las oficinas de la empresa ubicadas sobre el frigorífico, a dos cuadras en la Jefatura de Policía. El autor, que evidentemente conocía el lugar, accedió burlando las cámaras de seguridad. Con una barreta forzó una apertura para ingresar, y se fue sin robar nada.

El crimen ocurrió el jueves entre las 11 y las 13. El autor maniató a Ailín con ropas y un hilo de nailon, por las muñecas y a la altura de las rodillas. La amordazó con un pañuelo, la puso boca abajo y le disparó dos veces con un arma calibre 22 en la nuca.

 

Fuente: diario Río Negro.

 

 

Escribir un comentario


*