Neuquén: No declaró el acusado del asesinato de Ailín

20/01/2013 08:37

AG.

 

Es el único sospechoso y permanecerá detenido. La hipótesis del móvil sigue siendo la venganza. Es un exempleado del frigorífico de la víctima. Realizarán peritajes clave.

El único imputado por el asesinato de Ailín García se negó ayer a declarar y continuará detenido mientras sigue la investigación. La hipótesis del ataque por venganza se consolida y según se supo, en el celular de la víctima habría quedado grabada una amenaza que le hizo el sospechoso. Ambos se conocían porque en noviembre pasado la joven lo había despedido del frigorífico El Inicio.

Los investigadores apuestan ahora a reforzar el cuadro probatorio. Mañana enviarán al Balseiro el hilo de nailon que el autor del crimen utilizó para inmovilizar a Ailín (21) antes de ejecutarla de dos disparos en la nuca. Creen que allí pudieron quedar rastros genéticos y los cotejarán con los del detenido.

Otro peritaje se realizó en el Ford Fiesta del imputado para buscar eventuales manchas de sangre. Y por último harán una comparación entre las huellas que quedaron en el escenario del crimen y el calzado que le fue secuestrado al sospechoso en su vivienda del barrio Cuenca XV.

El crimen ocurrió el jueves pasado entre las 11 y las 13. El imputado se presentó ayer ante el juez Mauricio Zabala con la asistencia de una abogada particular, Melina Pozzer, e hizo uso de su derecho de guardar silencio. Por otra parte pidió la excarcelación, cuestión que deberá resolverse.

Según explicaron ayer fuentes con acceso a la causa, la investigación recayó en Zabala por cuestiones de turno, aunque las primeras diligencias habían sido dispuestas por Marcelo Benavides, el otro magistrado de instrucción que está trabajando en la feria judicial. El fiscal del caso es Maximiliano Breide Obeid.

Lo que se sabe del único sospechoso del crimen es que tiene alrededor de 35 años y fue empleado del frigorífico El Inicio, ubicado en Libertad y Lisandro de la Torre, donde ocurrió el crimen.

Esa empresa pertenece a la familia de Ailín, y ella era la encargada de los temas administrativos. El noviembre del año pasado la joven decidió el despido del empleado y lo denunció por defraudación. Al parecer se enteró de que estaba planeando un autorrobo, y que realizaba cobranzas por su cuenta.

Desde entonces el sujeto comenzó a amenazarla. Ailín grabó una de las intimidaciones con su celular. El aparato será peritado por la policía.

La joven tenía miedo, a tal punto que dos días antes de ser asesinada le dijo a una amiga: “si me pasa algo ya sabés quién fue”, en alusión al exempleado.

El autor del crimen golpeó a Ailín en la cabeza, la maniató y amordazó con un pañuelo, la puso boca abajo y le efectuó dos disparos en la nuca con un arma calibre 22 cargada con municiones con punta hueca, que tienen más poder letal.

 

Fuente: diario Río Negro.

Escribir un comentario


*