Pesatti confía en un triunfo de Juntos, si hay cohesión

21/02/2018 09:32

 

Pedro Pesatti es optimista en que Juntos Somos Río Negro puede alcanzar un triunfo electoral en el 2019, destacó la necesidad de cohesionar al partido, de mantenerse independiente del gobierno nacional y de la oposición y defendió al Plan Castello y el endeudamiento provincial para obras que permitan el desarrollo rionegrino. Enfatizó en que “si las banderas de Juntos marchan bien alto no hay posiblidad ninguna de que puedan ganarnos”.

En un reportaje concedido al diario Al Día, de esta capital, el vicegobernador señaló que imagina el futuro de Juntos gobernando a la Provincia en el 2019 y justificó ese optimismo en que “los rionegrinos saben que portamos las banderas que nos marcan el camino. Me refiero al camino de la integración provincial, del federalismo, de la autonomía, tanto en relación con la Casa Rosada como de los líderes de la oposición que se expresan siempre desde Buenos Aires”.

Añadió que para este objetivo es importante que “nos concentremos en tener bien altas esas banderas que nos dieron origen y razón de ser. Si dejamos caer las bandera se produce el caos y el desbande. Y fíjese que usé la palabra “desbande” cuya raíz está en la palabra “bandera”. Hoy, todos nosotros, el gobernador, el vice, los intendentes, los legisladores, los militantes, los dirigentes, debemos prestar mucha atención a lo que acabo de exponerle porque si las banderas de Juntos marchan bien alto no hay posiblidad ninguna de que puedan ganarnos”.

Candidatura

Consultado si será candidato a gobernador, Pedro Pesatti indicó: en los últimos tiempos es común que me hagan esa pregunta y respondo siempre lo mismo: aspiro a terminar mi mandato como un buen vicegobernador de la provincia, que estuvo al lado del gobernador en momentos muy difíciles, y que siempre actué por convicción sin pedir nada a cambio. Ese es mi capital. Después serán las circunstancias las que determinarán qué lugar ocuparé o no en la política de mi provincia. Por lo pronto siento que estoy bien lejos de todo lo que suena lógico. En política, usted sabe, lo lógico jamás se cumple. Sólo como una excepción a la regla. Cuando lo lógico era que gane Luder, ganó Alfonsín. Cuando lo lógico era Cafiero, fue Menem. Cuando lógico era Duhalde, fue De la Rúa. Cuando lo lógico era Reutemann fue Kirchner. Cuando en 2008, en plena crisis del campo, decían que a Cristina nadie más la votaría, fue reelecta tiempo después por más del cincuenta por ciento de los votos. Y cuando lo lógico fue Scioli, ganó el actual presidente. Por eso, como hoy no estoy formando parte de lo que para los grandes círculos rojos de la política rionegrina es lo lógico, me siento muy cómodo y feliz. Siento lo mismo que sentí cuando Alberto me propuso que lo acompañe en la fórmula que ambos integramos. En ese momento, primeros días de enero de 2015, Pichetto nos aventajaba por más de veinte puntos. Felizmente, nosotros no estábamos dentro de lo que por entonces era lo lógico…

El Plan Castello, una realidad

El vicegobernador Pedro Pesatti, formuló una encendida defensa del Plan Castello, y dijo que fue una promesa de hace dos años cuando el gobernador Weretilneck anunció ante la Asamblea Legislativa del 1 de marzo de 2016 que pondríamos en marcha este plan. “Por entonces se decía que nuestro gobierno, que venía de ganar las eleciones el 14 de junio de 2015, no tenía proyecto ni ideas. Bueno, una respuesta a esa falsa imputación es el Plan Castello que ahora ya es una realidad que nadie puede discutir, señaló.

Aclaró que definir como una exageración las expectivas oficiales sobre este plan, es un concepto que “proviene desde algunos sectores de la oposición cuando bastardean esta iniciativa porque una cosa es hacer oposición y otra cosa es dedicarse a bastardear todo, y en particular lo que yo juzgo como una auténtica política de Estado. Imagínese que la ley que le dio vigor al Plan Castello la votaron legisladores de todos los bloques representados en el parlamento. Obvio, que algunos legisladores del FpV votaron en contra, pero otros, del mismo bloque, lo hicieron a favor. Y en la suma de voluntades muy diversas -algo más de los dos tercios de la Legislatura- se expresa esta política de Estado. Lo que quedó afuera se conecta con una manera de entender la política que nosotros no compartimos porque con actitudes destructivas no tendremos jamás la provincia que los rionegrinos merecemos tener”.

También recordó que para el Plan Castello la Legislatura aprobó una toma de capitales por 540 millones de dólares. “En noviembre ingresamos al plan 300 millones de dólares y aspiramos a que podamos tomar el cien por ciento de los capitales que el gobierno está autorizado a captar”, dijo Pesatti.

Desarrollo económico

El vicegobernador definió el concepto principal de este Plan, como herramienta para “expandir nuestro desenvolvimiento económico, para poner en marcha nuevos motores de nuestra economía y mejorar el funcionamiento de los que ya están en marcha. Hacer crecer nuestro producto bruto, la riqueza provincial”.

Sostuvo que a partir de esta definición “invertimos en obras de infraestructura que tienen su consecuencia en el campo del desarrollo económico y productivo. Prueba de ello es, por ejemplo, los 80 millones de dólares que invertiremos en esta etapa para mejorar la infraestructura vial de rutas de jurisdicción provincial. En esa misma línea se inscribe la inversión por 30 millones de dólares para la construcción del parque tecnológico e industrial de Bariloche, el gasoducto para la región sur por un monto cercano a los 50 millones de dólares, el nodo de transporte de Los Menucos y el desarrollo de nuevas áreas bajo riego en Campo Grande con una inversión de 5 millones de dólares. También en esta etapa estamos invirtiendo alrededor de 40 millones de dólares en obras de energía, sobre todo pensando en la relación de la energía con el riego y la producción y la necesidad de llevar esa energía a las áreas con costa de río para sentar las bases que el capital privado necesita para invertir y ampliar nuestra matriz productiva.

En este contexto Pedro Pesatti se refirió a la importancia de invertir 90 millones de dólares para el desarrollo de planes directores de desagües cloacales en 12 ciudades de la provincia. “Ya se licitó días pasados el plan director para Las Grutas y uno similar en Cinco Saltos. Pronto se licitará el que corresponde a la capital provincial, una nueva planta para el tratamiento de efluentes que se instalará en La Cuchilla, con vertido cero al río y reutilización de las aguas ya tratadas para generar riego y forestación. En Viedma, en esta etapa del Castello, también se licitará la construcción de un edificio para el IPROSS, en la esquina de Roca y Belgrano”, destacó el vicegobernador.

Deuda provincial

En este reportaje Pedro Pesatti fue consultado sobre si el Estado está en condiciones de afrontar lo que luego significará el pago de la deuda que ha contraído por el Plan Castello.

“El monto es muy grande -respondió- pero apenas es el equivalente a tres masas salariales de las que todos los meses paga el estado provincial. Y le doy otro dato: cuando Alberto Weretilneck se hizo cargo del gobierno la provincia tenía una deuda mayor a su presupuesto anual. Hoy, la deuda, incorporando lo que tomamos para el Plan Castello, no alcanza a la mitad de lo que debíamos hace seis años. Pero además usted debe considerar que parte de las obras tiene recupero, habrá usuarios que deberán pagar por el uso de la infraestructura que estamos construyendo y lo que no es menor: estas inversiones harán crecer nuestra economía, sobre todo cuando hablamos de inversiones directas en los campos de la energía, la producción y los servicios. Las deudas no son ni malas ni buenas, depende todo para que usted toma un préstamo. No estamos endeudándonos para pagar sueldos y gastos corrientes sino para mejorar el funcionamiento general de la economía provincial, de la que dependemos los 740 mil rionegrinos. Si somos capaces de hacer crecer nuestra economía, más posibilidades y oportunidades tendremos para nuestros jóvenes, para nuestros trabajadores, profesionales y técnicos”.

El Estado y la obra pública

Finalmente Pesatti se refirió a este tipo de inversiones que asume el Estado y no la actividad privada y expresó que “históricamente en Argentina -y Río Negro no es la excepción- las obras de infraestructura, aquellas que son esenciales para cualquier proceso de desarrollo, las hizo el Estado. El dique Ballester, el ferrocarril, el puerto de San Antonio Este, los primeros medios de elevación del Catedral, el IDEVI, etc., las hizo el Estado. El Plan Castello también se inscribe en esa lógica. Y en tiempos difíciles como los actuales, la obra pública es una respuesta inmediata para los trabajadores de la construcción y para los trabajadores que están comprendidos en los diversos sectores de la economía vinculados a la construcción”.

Escribir un comentario


*