Los ciudadanos gritaban “¡Fuera Correa, fuera!”, además de insultos e improperios relacionados con la serie de escándalos de corrupción que presuntamente ocurrieron mientras gobernaba el país. En éstos están involucrados su ex vicepresidente, Jorge Glas—actualmente en prisión—, varios ministros y otros altos funcionarios estatales. A éstos se les vincula principalmente con la millonaria red de sobornos propiciados por la empresa brasileña Odebrecht.

El referendo propuesto por Moreno pretende consultar a los ecuatorianos siete preguntas sobre temas ambientales, legales y constitucionales. Asimismo, cuestionará si la población está en contra de la reelección indefinida, lo que dejaría a Correa sin posibilidades de acceder nuevamente al poder en caso de que lo buscara.

Correa eligió a Moreno para sucederlo, pero casi de inmediato empezaron los roces entre ambos, cuando el nuevo presidente acusó a su antecesor de haberle entregado un país altamente endeudado y con graves problemas de corrupción, mientras el primero lo acusaba de traidor y desleal a su proyecto político.

Con información de AP

Fuente: Infobae.