Sorpresa en México: el papa Francisco llamó por teléfono a un cura en plena misa

21/05/2020 10:25

Miguel Domínguez García, de Jalisco, puso al religioso en alta voz para que el público también lo escuchara

OMA (DPA).- En Jalisco, México, en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Jalostotitlán, un cura, Miguel Domínguez García, se disponía a dar misa a los fieles que se habían acercado al lugar cuando escuchó sonar su celular y se atrevió a atender. Era el papa Francisco. Y la llamada sorprendió a todos.

Así, en pleno discurso, el cura se alejó por un momento del atrio, sostuvo una breve charla en privado y luego volvió al lugar para develar el misterio. En medio de un diálogo respetuoso, el Sumo Pontífice saludó al religioso, a los asistentes, pidió que rezaran por él y dijo: «Dale mis saludos a tus feligreses, la bendición y que recen por mí». Domínguez García puso su teléfono en alta voz para que todos pudieran escucharlo.

No fue esta la primera vez que hablaron. Francisco y Domínguez tienen un vínculo desde 2013, cuando a punto de cumplir 25 años como religioso, el mexicano le escribió una carta al Papa en la que le comentaba su alegría por su elección. «Le pedía su bendición para mí y mis compañeros de sacerdocio y le aseguraba mi oración ante el Padre Celestial y la Virgen de Guadalupe», contó Domínguez, de 61 años, sobre ese mensaje según publica el portal Excelsior.

Asimismo, en la carta había escrito: «Necesitamos un Buen Samaritano, un Padre Misericordioso, un Hijo que nos lave desde adentro. Jueces ya tenemos demasiados. Necesitamos propuestas de una formación diferente, desde el Seminario, y luego en el sacerdocio de manera permanente, para caminar hacia la conversión integral, hacia la evangelización de toda nuestra vida, para ser agentes eficaces en la mies del Señor. Necesitamos palabras y gestos de aliento que entusiasmen nuestra entrega».

El llamado sorpresa de Francisco tuvo lugar el mismo día en que retomó su agenda pública con una reunión en el Vaticano con varias delegaciones de deportistas. Sin barbijos pero con distancia social, los participantes estuvieron sentados en varias sillas separadas para evitar el contagio. Según explicaron los organizadores del encuentro, los deportistas decidieron contribuir con la actual emergencia sanitaria por el coronavirus y organizar una subasta benéfica en favor de los hospitales Papa Giovanni XXIII de Bergamo y Fundación Poliambulanza de Brescia, ambas ciudades de la región de Lombardía, una de las más afectadas por la pandemia.

Interrumpe la misa para contestar una llamada del Papa

La conversación

  • D: ¿Su salud?
  • F: Todavía aguanto.
  • D: ¿Cómo están sus pulmones?
  • F: Bien, muy bien. ¿Qué estás haciendo vos ahora?
  • D: Voy a prepararme para la misa.
  • F: No, pero digo… ¿Qué trabajo tenés?
  • D: ¡Ah! Soy párroco en una parroquia de mi diócesis y encargado de cultura, ¿cómo ve?
  • F: Dales mis saludos a tus feligreses.
  • D: ¡Cómo no! Con mucho gusto.
  • F: La bendición y que recen por mi.
  • D: ¡Cómo no, Santo Padre! Con mucho gusto. Uno abrazo de parte de ellos también y de mi familia.
  • F: Qué Dios te bendiga mucho eh, me acuerdo mucho de vos.
  • D: Gracias Santo Padre.
  • F: Que Dios te bendiga.

Escribir un comentario


*