La abogada Lucia Annibali, candidata del Partido Democrático en las elecciones generales del 4 de marzo (AFP/Andreas SOLARO)
La abogada Lucia Annibali, candidata del Partido Democrático en las elecciones generales del 4 de marzo (AFP/Andreas SOLARO)

Su vida cambió en cuestión de segundos una tarde de abril del 2013, cuando la desfiguraron con ácido por orden de su ex novio.

Después de esa atrocidad, Lucia, una abogada de 40 años que no se da por vencida, decidió dedicarse a luchar contra la violencia machista y por ello aceptó lanzarse como candidata en Parma (norte de Italia) en las elecciones legislativas del 4 de marzo.

 Después de aquel ataque me puse a pensar en la mejor manera de reorientar mi vida

En una campaña dominada por el tema de los inmigrantes y la inseguridad, Lucia Annibali, nacida en Urbino (centro), representa el rostro de la violencia de género, del acoso, la persecución y las amenazas que padecen muchas mujeres.

“Esperamos que una mujer que ha demostrado tal capacidad para volver a comenzar la propia vida sepa utilizar ese potencial para la política”, asegura a la AFP Enrico Bruschi, dueño de una farmacia del centro de la ciudad.

Lucia Annibali en una foto anterior al ataque
Lucia Annibali en una foto anterior al ataque

En la encantadora ciudad de Emilia-Romagna, bastión histórico de la izquierda,Lucia Annibali se presenta bajo la bandera de la formación de centro izquierda, el Partido Demócratico, actualmente en el poder.

“Después de aquel ataque me puse a pensar en la mejor manera de reorientar mi vida”, confiesa a la AFP, la mujer que se ha convertido en un símbolo de valentía y resistencia.

 Es que recuperar la vista, como me acaba de pasar, o aprender de nuevo a comer, son todas conquistas que te hacen apreciar la vida y su verdadero valor

“Tenía que hacer un mejor uso de mi oficio como abogada y entendí que el compromiso político podía ser el correcto”, dice.

Nuevo desafío

La decisión de presentarse en Parma resultó más fácil de lo que pensaba: le debe a esa ciudad la vida, la salvaron cuando la internaron en el pabellón de quemados la tarde del 16 abril de 2013 después de que dos albaneses, a los que su ex novio había pagado 2.000 euros, le lanzaran ácido sulfúrico en la cara.

“Sentía que mi cara se corroía, no podía dejar de gritar, sentía miles de burbujas en mis mejillas, y recuerdo que pensé quitarme la pequeña chaqueta de cuero que vestía para evitar que se dañara, como si eso fuera importante“, rememora.

El rostro de Lucia tras el ataque y después de las primeras operaciones

El rostro de Lucia tras el ataque y después de las primeras operaciones

La investigación judicial llegó rápidamente a la verdad y en 2016 un tribunal condenó al ex novio, Luca Varani, a 20 años de cárcel y a los albaneses a 12 años de prisión cada uno.

 Sentía que mi cara se corroía, no podía dejar de gritar, sentía miles de burbujas en mis mejillas, y recuerdo que pensé quitarme la pequeña chaqueta de cuero que vestía para evitar que se dañara, como si eso fuera importante

Desde finales del 2016, Lucia Annibali trabaja como asesora del ministerio para la Igualdad de las Mujeres y las Oportunidades, que desde el inicio le manifestó su cercanía y solidaridad.

Una foto que Lucia compartió después de una de las operaciones a las que se sometió para reconstruir su rostro

Una foto que Lucia compartió después de una de las operaciones a las que se sometió para reconstruir su rostro

“Estoy lista para algo nuevo”, asegura la abogada, que se ha sometido a veinte intervenciones para tratar de reconstruir la cara, que a pesar de todo sigue llevando las marcas de la agresión.

“Armadas de coraje”

Según el primer estudio europeo publicado en 2014 por la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, en Italia el 27% de mujeres mayores de 15 años han sufrido violencia física o sexual.

Una cifra por debajo de la media europea, que es del 33%. En países como Dinamarca llega al 52%, Finlandia al 47%, Francia y Reino Unido al 44%.

Para los autores del informe se trata de cifras relativas, ya que en buena parte de los países del sur de Europa las mujeres guardan silencio y temen denunciar la violencia padecida.

Lucia Annibali antes de la agresión

Lucia Annibali antes de la agresión

Varias encuestas realizadas en Italia muestran una brecha significativa entre el número de mujeres que confiesan haber sido víctimas de violencia y abusos de género y las que llegan a presentar denuncia.

“Ahora se habla mucho de esos casos en Italia porque las mujeres, en los últimos años, han seguido el ejemplo de otras mujeres y se han armado de coraje para hablar”, explica Lucia Annibali, quien contó su historia en una biografía publicada en 2014.

(AFP  / Andreas SOLARO)

(AFP  / Andreas SOLARO)

Desde el inicio, la abogada ha permitido que le tomen fotografías con los ojos hinchados e irritados, los injertos de piel, los labios carcomidos.

Basado en su vida, un filme para la televisión logró casi cinco millones de telespectadores.

“Mi vida ha cambiado positivamente” tras la agresión, reconoce Lucia.

“Es que recuperar la vista, como me acaba de pasar, o aprender de nuevo a comer, son todas conquistas que te hacen apreciar la vida y su verdadero valor”, explica con tono vital.

(Con información de AFP)

Fuente: Infobae.