Un hombre de 83 años fue imputado acusado de balear a un niño de siete años cuando fue a pedirle que le devolviera la pelota que junto a sus amigos había lanzado a su propiedad de la localidad bonaerense de San Pedro.

Mientras el niño permanecía internado con una herida de bala en la mano, el supuesto autor del disparo fue imputado del delito de “tentativa de homicidio, tenencia ilegal de arma de guerra y lesiones graves”.

El incidente se originó el lunes pasado cuando un grupo de niños jugaba a la pelota cerca de la esquina de Mateo Sbert y Nieto de Torres, de esa localidad de la zona norte del territorio bonaerense.

La pelota fue a parar a la casa de un vecino y el niño de siete años, llamado Juan Manuel, se dirigió a la vivienda para pedirle al propietario que se la devolviera.

Al parecer el hombre reaccionó de manera intempestiva contra los menores por molestarlo mientras jugaban y sacó un arma de fuegocon la que realizó varios disparos, uno de los cuales hirió al menor.

De acuerdo con las primeras pericias, el chico habría recibido un disparo realizado con un revólver de calibre 38.

El pequeño fue trasladado al hospital local, donde se evaluó que la lesión no revestía riesgo de vida. De acuerdo con el sitio San Pedro informa, luego de que no se tomara en principio ninguna determinación sobre quien los vecinos apuntaban como autor de los disparos, ante la ausencia por licencia de la instructora de turno, intervino el miércoles por la tarde el fiscal Hernán Granda, quien ordenó allanar la vivienda del sospechoso.

En el lugar, se secuestró una importante cantidad de proyectiles del mismo calibre del arma que hirió al niño, además de frascos de pólvora y elementos para el armado de balas, y se detuvo al hombre.

“El arma es un arma de guerra, un 38. A su vez encontramos municiones. Es un arma que directamente mata”, dijo Granda. Y agregó que la persona “tiene que estar detenida”.