Un collar de 4.100 años reveló secretos del norte neuquino

10/11/2019 08:56

El material con que está realizado brindó la prueba de una vinculación entre los habitantes de esta zona y la del norte del país. Además marca el inicio del proceso de sedentarismo.

POR GABRIEL DAL PIVA

El collar reveló redes de intercambio de larga distancia entre las antiguas poblaciones de Neuquén y la zona del noreste. (FOTO: Yamil Regules)

El collar fue hallado en el sitio arqueológico de Aquihuecó, a 30 kilómetros de Chos Malal. (FOTO: Gentileza)

El museo de Caepe Malal tiene restos arqueológicos de un cementerio de los grupos Pehuenches. (FOTO: Gentileza)

El museo de Caepe Malal tiene restos arqueológicos de un cementerio de los grupos Pehuenches. (FOTO: Gentileza)
1/3

El collar reveló redes de intercambio de larga distancia entre las antiguas poblaciones de Neuquén y la zona del noreste. (FOTO: Yamil Regules)

El collar reveló redes de intercambio de larga distancia entre las antiguas poblaciones de Neuquén y la zona del noreste. (FOTO: Yamil Regules)

Un collar con 15 cuentas de caracol de 4.100 años de antigüedad hallado en el sitio arqueológico de Aquihuecó, a 30 kilómetros de Chos Malal, brindó la prueba de una vinculación de intercambio entre el norte neuquino y el norte del país. Además dio información a los científicos del inicio de un proceso de sedentarismo de estas poblaciones.

La investigadora Valeria Ibáñez Saint Paul explicó que el collar fue confeccionado utilizando como materia prima caracoles oriundos del noreste argentino (Megalobulimus), hecho que permitió establecer que hubo relaciones de intercambio con poblaciones de esa zona.

“Se analizaron los caracoles del collar y se constató que no eran de esta zona, sino del noreste argentino y eso es gran importancia. Muestra que intercambiaban objetos a través de grandes distancias con otros habitantes y es el valor que se rescata de este collar”, destacó.

Otro punto relevante es que estaba en el cuerpo de un infante de 11 años. “Nosotros suponíamos que podía haber sido depositado como una ofrenda, cuando alguien muere, pero cuando investigamos las piezas, por el desgaste nos dimos cuenta que lo ha usado mucho tiempo. Se cree que formaba parte de su propia vestimenta y que ese collar simbolizaba algo dentro de su grupo”, marcó la investigadora. Amplió que los adornos personales representaban jerarquía, pertenencia o roles sociales dentro de un grupo.

Los resultados de la investigación se publicaron en 2018 en la revista de ciencias sociales y humanas ATEKNA. El elemento fue encontrado en 2012. Del estudio participaron Valeria Ibáñez Saint Paul, Claudia Della Negra, Sandra Gordillo y Adam Hajduk.

En números

1.914
visitantes tuvo el museo de Caepe Malal durante 2018, un 30% más que en 2016. Es el que resguardará el collar.
89
cuerpos se hallaron hasta ahora en el cementerio de aquihuecó (del precerámico), en el valle del Curi Leuvú.

Ahora se está viendo qué elemento de acá es el que se intercambiaban. Estamos trabajando con los sitios donde ha aparecido el Megalobulimus, qué elementos tienen que sean de acá”, indicó la arqueóloga Claudia Della Negra, directora provincial del Patrimonio Cultural de Neuquén.

En el estudio los investigadores señalan que las averiguaciones permitieron atribuir todas las piezas a un “collar” que se habría utilizado como adorno personal. Esta hipótesis se apoya en la situación de hallazgo –alrededor del cuello– y en los rasgos y desgastes en las cuentas resultantes del uso. El collar rescatado en 2012 en suelo neuquino además aportó otros datos.

Habla de una población que aunque eran cazadora recolectora ya comenzaba una nueva forma de estructura social, con un cierto ordenamiento más complejo. Se dio en el noreste argentino y en Córdoba. Es el comienzo de la agricultura, de la ganadería y de la sedentarización. Es un proceso más amplio que llegaría al norte de Neuquén”, marcó Claudia Della Negra.

Desde el área de Patrimonio Cultural del ministerio de las Culturas se realizan investigaciones arqueológicas junto con investigadores del Conicet y del Centro de Investigaciones en Ciencias de la Tierra (Cicterra).

Valeria Ibáñez Saint Paul explicó que el Megalobulimus es un caracol considerado multisensorial por su contraste cromático, propiedades físicas y por su capacidad de producir sonidos musicales. Esto último dijo que podría relacionarse con ceremonias religiosas.

Aquihuecó
El sitio es el cementerio más antiguo de la Patagonia con gran cantidad de cuerpos sepultados. Las investigaciones concluyeron que se trataba de una población que tenía como práctica la modificación craneana circular.
“Se hacía una práctica de atar con una cinta el cráneo, apenas nacía el bebe”, comunicó Della Negra, una acción observada también en poblaciones antiguas de Buenos Aires y Córdoba.

AG.NQN 08.11.19 FOTO YAMIL REGULES NOTA COLLAR ENCONTRADO EN CHOS MALAL

Adorno con caracoles. Son 15 piezas

• Hecho con caracoles terrestres (Megalobulimus sp).
• Las piezas varían entre 36 y 55 mm de largo y entre 10 y 27 mm de ancho.
• Hallados en el sitio arqueológico Aquihuecó (departamento Chos Malal). •Recuperados en noviembre de 2012.
• Pertenecía a un infante de 11 años.
• A inicios del Holoceno tardío (entre 4172 ± 55 y 3650±61 años AP).

A la colección del museo de Caepe Malal

La ley provincial determina que las piezas deben estar en el museo más próximo al sitio del hallazgo. Por lo que el collar luego se depositará en el museo arqueológico Ana María Biset, en Caepe Malal. El sitio lleva el nombre de uno de los dos arqueólogos que en 1984 hallaron un cementerio indígena. El otro investigador fue Adam Hajduk.
El museo exhibe piezas arqueológicas halladas en 14 tumbas que comprenden el cementerio Caepe Malal 1. Allí se encontraron jarras de cerámicas, ollas de cocina, fragmentos de loza europea, frenos y espuelas de hierro, hebillas, cuchillos, sables, estribos adornados con metal dorado y adornos de cobre.
Los visitantes podrán observar restos arqueológicos que corresponden a un cementerio de los grupos Pehuenches que habitaron el norte de Neuquén a mediados del siglo XVII.

Talleres de reproducción de collares para concientizar

Conocer para cuidar, es una de las premisas que promueven desde la dirección de Patrimonio provincial. Por eso desde mañana hasta el viernes 15 de noviembre se brindará un taller infantil de reproducción de collares prehistóricos de Neuquén.
Será de 10 a 13 en la Casa Museo Gregorio Álvarez, ubicada en Córdoba y Alderete.
“Es un poco enseñarle a los chicos que el patrimonio cultural no se lleva y con estos talleres buscamos generar conciencia”, explicó Valeria Ibáñez Saint Paul.
Claudia Della Negra sumó que busca que sea un objeto donde los turistas y gente de la misma provincia se puedan llevar copias y que incluso se expanda como un elemento donde sus reproducciones se pueda comercializar como souvenirs.
El viernes pasado Valeria Ibáñez Saint Paul, que integra el equipo de investigadores, explicó la importancia del hallazgo del collar en una charla en la Casa Museo Gregorio Álvarez.
Todas las actividades serán con entrada libre y gratuita, y forman parte de las acciones organizadas por el Ministerio de las Culturas con motivo de celebrarse el 130 aniversario del nacimiento de Don Gregorio Álvarez.

 

Fuente: rionegro.com.ar

Escribir un comentario


*