¡Insólito! Cuatro prisioneros se fugaron de la cárcel y dejaron maniquíes en su lugar

10/06/2021 05:20

El hecho ocurrió en una cárcel de Texas. Los vigiladores se dieron cuenta del escape cerca de 12 horas después porque los fugitivos tuvieron la idea de utilizar muñecos para que los reemplazaran en sus camas.

Cuatro presos se fugaron de una cárcel de Texas poniendo maniquíes en sus camas para despistar a los guardias.

El Complejo Correccional Federal Beaumont de Texas informó de una importante falla en su seguridad luego de que se dieran a la fuga cuatro prisioneros utilizando un viejo truco para engañar a los guardias y ganar tiempo.

Si bien recién se dio a conocer, esto ocurrió el 12 de enero del 2019. Fue el propio director del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Michael Horowitz, quien brindó los detalles a través de un comunicado y aseguró que tres de los presos fueron encontrados en cuestión de horas, aunque el cuarto continúa prófugo.

Cómo lo hicieron

El relato parece de película cliché. Pusieron muñecos en sus camas para que los guardias no notaran la fuga cuando hicieran el recuento nocturno. Fue así que durante 12 horas no se dieron cuenta de su ausencia y lo advirtieron al otro día por la mañana.

«Descubrimos que las puertas exteriores de los edificios separados dentro del campo de prisioneros satélite de la FCC (Complejo Correccional Federal) Beaumont no estaban aseguradas, ya que estaban desbloqueadas, no estaban tripuladas, no estaban equipadas con cámaras de vigilancia y tenían alarmas que no funcionaban o alarmas que podían ser manipulado por los presos«, explicó Horowitz.

Por otro lado, admitió otras falencias en el sistema de custodia. «Las brechas en la seguridad en los campos de prisioneros federales y los campos de prisioneros satélites presentan el riesgo de que los reclusos escapen y, si regresan, pasen contrabando de regreso a las instalaciones sin ser detectados, lo que pone en peligro a la comunidad«, agregó Horowitz.

Qué dijeron desde la cárcel

Si bien no dieron a conocer los datos filiatorios de los reos, ni siquiera del que continúa prófugo, las autoridades señalaron que se trata de prisioneros de baja peligrosidad, con condenas por delitos menores.

La portavoz de la Oficina de Prisiones, Kristie Breshears, manifestó que en estos dos años hicieron cambios en las instalaciones. El primero fue la creación de un cerco perimetral, también arreglaron las alarmas de las puertas e instalaron un sistema de videovigilancia.

«La gran mayoría de las mejoras se han completado. Nos tomamos en serio nuestro deber de proteger a las personas confiadas bajo nuestra custodia, así como de mantener la seguridad del personal penitenciario y de la comunidad«, sentenció la funcionaria.

 

 

Fuente: Crónica.

Escribir un comentario


*