Jeff Bezos, tras su vuelo al espacio: «Es asombroso; no hay palabras»

20/07/2021 14:09

El multimillonario culminó satisfactoriamente su aventura espacial a bordo del cohete de Blue Origin. El viaje duró unos 10 minutos.

Jeff Bezos, tras su vuelo al espacio: Es asombroso; no hay palabras

En el marco de un nuevo hito para la floreciente industria del turismo espacial, el hombre más rico del mundo, el estadounidense Jeff Bezos, logró viajar al espacio a bordo del primer vuelo tripulado de su compañía Blue Origin.

Después de aterrizar, Bezos y la tripulación festejaron con el equipo de Blue Origins el éxito de la misión. El millonario salió de la cápsula con su clásico sombrero de cowboy y minutos más tarde festejó con una lluvia de champagne su debut espacial.

 

«Gracias a todos los trabajadores y clientes de Amazon: ¡Vosotros habéis pagado todo esto!», dijo Bezos en la conferencia de prensa luego de haber aterrizado en el cohete New Shepard, al que iba a conectado mediante una cápsula que transportaba a cuatro tripulantes.

«Es asombroso. No hay palabras», remarcó Bezos hacia Stephanie Ruhle en NBC News, durante su primera entrevista posterior al lanzamiento que lo llevó al borde del espacio y pasar unos minutos fuera de la atmósfera de la Tierra. En este marco agregó: «No tengo el talento suficiente para expresar esto con palabras».

Además aseguró que regresó como un hombre cambiado: «Cuando miras el planeta, no hay fronteras. Es un planeta, lo compartimos y es frágil». «Todos los que han estado en el espacio han dicho que les cambió y que se quedaron asombrados, atónitos, por la Tierra y su belleza, pero también por su fragilidad, y yo no podría estar más de acuerdo«, concluyó.

En esta oportunidad, lo acompañaron su hermano Mark, la aviadora pionera Wally Funk, de 82 años, y el primer cliente de pago de Blue Origin, el holandés Oliver Daemen, de 18 años. A dos minutos de partir, la cápsula se separó del cohete y continuó ascendiendo hacia la línea de Kármán, la ampliamente reconocida frontera del espacio, a 100 km de altura.

Los tripulantes de la cápsula pudieron admirar la curvatura del planeta azul y el intenso color negro del universo desde los grandes ventanales que ocupaban un tercio de la superficie de la cabina. «Todo está negro aquí», exclamó Funk, según el audio de la cápsula.

Cómo fue el viaje

 

Después del despegue, New Shepard se lanzó hacia el espacio a velocidades superiores a 3.700 km/h utilizando un motor de oxígeno e hidrógeno líquidos cuyo único subproducto es el vapor de agua.

La cápsula se separó de su propulsor y, cuando subió lo suficiente, los astronautas se desabrocharon y experimentaron la ingravidez durante tres o cuatro minutos.

La nave espacial alcanzó su punto máximo a 106 km de altitud, lo que permitió a los miembros de la tripulación admirar la curvatura del planeta y el negro absoluto del resto del universo.

El propulsor regresó de forma autónoma a una plataforma de aterrizaje justo al norte de su lugar de lanzamiento, mientras que la cápsula volvió a la Tierra en caída libre con tres paracaídas gigantes y, finalmente, un propulsor, para un aterrizaje suave en el desierto.

Funk, quien se destacó en el proyecto Mercury 13 destinado a capacitar a las mujeres para el espacio pero fue rechazada debido al sexismo de los primeros años de la era espacial, dijo que planeaba aprovechar al máximo la oportunidad.

Según declaró a NBC estaba ansiosa por flotar, girar y rodar en gravedad casi nula.

 

 

Fuente: Minutouno.

Escribir un comentario


*